Diez aforismos de Miguel Catalán

Miguel Catalán (Valencia, 1958), en su libro La ventana invertida y 130 paradojas más, utiliza la riqueza de este recurso retórico para invitarnos a recomponer las hechuras de la realidad:

 

La corona de espinas es una corona de rosas dejado pasar el tiempo.

 

No lo amas porque es perfecto, sino que es perfecto porque lo amas.

 

Un pueblo de masoquistas que vota una y otra vez un gobierno sádico.

 

LA MALDAD DE LOS BUENOS

Quien se cree en posesión de la verdad suele resultar inofensivo hasta que no llega a creerse, además, en posesión del bien. Sólo entonces se envenena su certeza.

 

El suicidio es la variedad reflexiva del asesinato en defensa propia.

 

Apósito de enmienda.

 

Hay escritores tan famosos que ya no escriben libros por falta de tiempo.

 

ESCÉPTICO BAJO LA NOCHE ESTRELLADA

No espera nada del cielo; le basta con que las estrellas se mantengan a distancia.

 

El rencor es un odio pasado de fecha.

 

Hay quien confía en Dios para no tener que confiar en nadie.

 

Miguel Catalán. La ventana invertida y 130 paradojas más. Ediciones Trea, 2014.

SUSCRÍBETE A MI LISTA DE CORREO
Recibe en tu email todos mis artículos y otros contenidos exclusivos



Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, al tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la Política de Privacidad.


Deja un comentario

13 − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.